domingo, 2 de enero de 2011

Sabayón con nueces acarameladas

Este es un postre liviano hecho a base de yemas, azúcar y vino blanco dulce. Generalmente se realiza con Oporto o Marsala, pero cualquier vino blanco dulce de calidad resulta adecuado para su preparación.
Se puede comer tanto tibio como frío, solo o acompañado por ejemplo de nueces como elegí yo, y también es ideal para servir junto con frutas variadas.
Su preparación es súper rápida, los ingredientes son pocos y fáciles de encontrar en cualquier despensa, y el resultado estupendo!

Ingredientes (para 2 unidades)
Yemas 4
Azúcar 4 cucharadas
Vino dulce 5 cucharadas
Nueces 4 unidades
Azúcar 50 gramos
Agua 30 mililitros

Batir a baño maría las yemas junto con el azúcar y cuando empiezan a hacerse espumosas agregar el vino. Batir enérgicamente hasta que la preparación esté bien aireada y esponjosa. Una vez alcanzado el punto deseado retiramos del calor.
Trocear las nueces y reservar.
Hacer un caramelo con los 50 gramos de azúcar y los 30 mililitros de agua y con la ayuda de un tenedor pasar las nueces por allí y luego dejarlas enfriar sobre un silpat.
Servir tibio, recién preparado o bien frío de la nevera espolvoreado por encima con las nueces acarameladas ya frías.

Espero que os guste, es muy sencillo de preparar y muchas veces nos puede sacar de un apuro a la hora de preparar un postre.
Bon apetit!

3 comentarios:

  1. Madre mía, mira que estos días estamos saturados de comida, pero para el dulce siempre hay un huequecito...el sabayón, una maravilla, yo, lo he hecho algunas veces, pero voy a probar como queda con tu receta,te mando un abrazo muy fuerte. Rosa.

    ResponderEliminar
  2. A mí me recuerda al batido que mi madre nos hacía cuando éramos pequeños, y que lo hacía con Quina San Clemente. Desde entonces que no he vuelto a tomarlo.

    ResponderEliminar
  3. Qué pinta tan buena!!!! Y las nueces caramelizadas le dan un toque buenísimo.


    Besitos

    ResponderEliminar