martes, 9 de noviembre de 2010

Pudding con caramelo de frambuesas

Hay algo en los frutos rojos que me pierde, y últimamente creo que se nota, ya que mis recetas redundan un poco en este ingrediente.
En fin, que me voy a quitar las ganas de preparar con ellos todo lo que me venga a la cabeza, para luego poder pasar a otros sabores y así seguir cocinando.


Esta receta es muy sencilla y a la vez resultona. Tiene una textura muy suave y sabor delicado, claro está que el toque de alegría se lo aportan las frambuesas.
Vamos allá!

Ingredientes
Leche 750 mililitros
Nata 250 mililitros
Azúcar 250 gramos
Madalenas 3 unidades
Huevos 6
Caramelo
Frambuesas una caja pequeña
Azúcar 100 gramos
Zumo de 1 naranja

Preparación del pudding: Poner la leche junto con la nata y dentro las madalenas troceadas. Dejar en remojo al menos 15 minutos. Agregar los huevos y el azúcar, y con ayuda de la batidora desmenuzar bien las madalenas e incorporar todos los ingredientes.
Caramelo: Poner en una olla las frambuesas, el azúcar y el zumo de la naranja, llevar a fuego medio y cocer hasta que tomo cierta consistencia.
Cubrir la base de un molde para flan con el caramelo de frambuesas y sobre éste poner el preparado del pudding.
Cocinar a baño de maría por aproximadamente 50 minutos a 180ºC, o hasta que pinchando en el centro con un palillo notemos que este sale limpio.


Tips
  • Si os fijáis, la receta lleva nata en su composición, pues bien, esta es la encargada de aportarle untuosidad al postre. Pero si usáramos solamente leche, también quedaría bien y sería una opción un pelín más "light".
  • Yo usé madalenas, que era lo que tenía, pero bien podríamos usar algún bizcocho y hasta miga de pan.
  • Cuando realizamos el caramelo debemos tener particular atención en que no nos quede demasiado líquido, ya que hay que tener en cuenta que las frambuesas en su cocción se rompen y largan mucho jugo; por eso debemos cocer hasta que el caramelo tenga una consistencia bastante espesa, de otro modo largaría mucho líquido en el horno y nos estropearía el pudding.
  • Si notáramos que el pudding toma mucho color por arriba mientras está en el horno, lo que debemos hacer es cubrirlo con papel aluminio y así seguirá cociéndose sin quemarse.
  • Una pista más para saber si el pudding está ya hecho es ver que por los laterales se desprende del molde y además si lo movemos un poquillo tiene cierta resistencia (que no está como un flan).
Espero que os guste, a mí me ha encantado!
Bon apetit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada