lunes, 8 de noviembre de 2010

Pie de cerezas y queso Mascarpone


Es verdad que en verano es difícil mantenerme mucho tiempo fuera de la cocina, pero ahora, cuando empezamos a sentir las primeras brisas frescas, cuando las hojas de los árboles ya ruedan por el suelo y el calor del horno de nuestra cocina empieza a invitarnos a quedarnos a su lado es cuando definitivamente no hay nadie que logre sacarme un segundo de la cocina.
Sí, es que en los días fríos, no hay mejor lugar que mi cocina, es cálida, luminosa, veo desde la ventana las ramas de los árboles mecerse sin descanso, veo pasar los coches y hasta oigo algún perro de los vecinos; pero lo que más me gusta es que en mi cocina puedo recrearme y llenarme las manos de harina, estirar masas, batir cremas, montar natas y rellenar bizcochos, es que en mi cocina hay un aroma particular a tarta recién horneada, a cereza, a queso, a azúcar...
Un rico trozo de pie tibio para acompañar el café de esta tarde de otoño...
Os invito a pasar!

Ingredientes
Masa bretona
Yemas 2
Azúcar 160 gramos
Mantequilla 160 gramos
Esencia de vainilla unas gotas
Sal una pizca
Harina 250 gramos
Levadura Royal 5 gramos
Relleno
Queso Mascarpone 250 gramos
Cerezas en almíbar 300 gramos
Azúcar 50 gramos
Claras 2

Masa: Batir la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar y la esencia de vainilla hasta blanquear. Incorporar la yemas de a una y por último agregar la harina previamente tamizada junto con la levadura Royal y  la pizca de sal. Formar una masa suave sin trabajarla demasiado. Reservar en la nevera por al menos tres horas.
Una vez transcurrido el tiempo de descanso estiramos la masa con la ayuda del palote a un espesor de 5 milímetros y la dividimos en dos (una parte será la base del pie, y otra la cubierta)
Engrasar un molde redondo de 20 centímetros de diámetro y forrarlo con una parte de la masa estirada. Cocinar en el horno precalentado a 180º C a blanco (unos 6 o 7 minutos, sin que tome color).
Relleno: mezclar el queso mascarpone con el azúcar y las claras, batir bien hasta integrar por completo los ingredientes.
Sobre la masa cocida a blanco poner la preparación de queso mascarpone y encima de ésta disponer las cerezas esparcidas uniformemente. Tapar con la masa reservada para la cubierta del pie.
Llevar al horno nuevamente y cocinar hasta ver la cubierta de color dorado.

Tips
  • Al momento de estirar la masa notaréis que esta se desmiga, no os preocupéis, porque es lo normal; lo que hay que hacer es apretarla con las manos (sin amasarla), y poner pedazo sobre pedazo; una vez hecho esto se estira sin problemas.
  • Esta es una masa quebrada de origen francés, muy friable y que combina perfectamente con rellenos tibios.
  • Es necesario cocer a blanco primero la masa debido a que el relleno le da mucha humedad, por eso, si la pusiéramos al horno directamente con su relleno nos quedaría muy húmeda y hasta cruda por debajo.
  • La masa puede guardarse en la nevera hasta 7 días y congelarse por 2 meses.
  • Al relleno de queso mascarpone no es recomendable ponerle demasiada azúcar, ya que las cerezas en almíbar le confieren el resto de dulzor que necesitan
  • Es importante escurrir muy bien las cerezas de almíbar, de otro modo la preparación quedaría demasiado dulce y demasiado húmeda.
Hasta la próxima visitaa mi cocina!
Bon apetit!

3 comentarios:

  1. Madre mía, que tentación tan grande!!eres una maravillosa cocinera, ya me gustaría poder elaborar algún postrecito contigo en esa cocina tan fabulosa que has descrito. De momento me anoto la recetita, que es de las que no me pierdo....un besito dulzón".

    ResponderEliminar
  2. Aparte de los postres tan ricos y tentadores, es que lo recreas todo taaaaan bien, q dan ganas de ponerse a hornear y cocinar como loca... (K) besitos wapa y que sepas q me gusta el diseño nuevo del blog ;)

    ResponderEliminar
  3. Chicas, muchas gracias a las dos, no hacen más que alegrarme el día!
    Besos!

    ResponderEliminar