domingo, 7 de noviembre de 2010

Mousse de chocolate blanco, bizcocho de almendra y canela con corazón de fresa



Imagino que ya os he contado que me encanta el chocolate, y particularmente el blanco; pues bien, hoy he preparado una muosse de chocolate blanco, que es súper suave, aireada y ligera de sabor y textura a la cual decidí acompañar por una bizcocho de almendras y canela y un corazón de fresas.
Os diré que estuve un rato dándole vueltas al tema, ya que quería el chocolate, pero a la vez quería algo que cortara su dulzor y le diera un toque de alegría. Pensé en naranjas, mango y también coco, pero bueno, como veis, finalmente me decidí por fresas, y os puedo garantizar que no me he equivocado, es toda una delicia este postre.



Ingredientes (para 2 unidades-personas)
Bizcocho
Huevos 2
Azúcar 20 gramos
Harina 20 gramos
Almendras molidas tipo polvo 20 gramos
Canela 2 gramos
Mousse de chocolate blanco
Huevos 1 grande (o un huevo y medio batidos)
Agua 16 mililitros
Azúcar 50 gramos
Chocolate blanco 70 gramos
Gelatina sin sabor 4 gramos
Agua para hidratar la gelatina 20 mililitros
Nata 80 mililitros
Confitura de fresas
Fresas 100 gramos
Azúcar 30 gramos

Bizcocho: Batir los huevos con el azúcar a punto letra (esto es cuando levantando el batidor podemos formar figuras o líneas sobre el batido, las cuales desaparecen muy lentamente). Una vez que logramos este punto debemos incorporar la harina tamizada con la canela y el polvo de almendras con movimientos envolventes. Debemos tener la precaución de intentar no bajar el batido e incorporar bien los ingredientes secos.
Engrasar un molde bajo de 18 centímetros y forrarlo con papel vegetal, verter allí la preparación y cocinar a 190º C por aproximadamente 10 minutos, o hasta que levantando el papel veamos por debajo de este que el bizcocho ha comenzado a tomar color. Reservar.
Mousse: Batir el huevo hasta que esté espumoso. Preparar un almíbar con el azúcar y el agua a 118º C (debe hervir 4 o 5 minutos) y volcarlo lentamente en forma de hilo sobre el huevo siempre batiendo. Continuar batiendo hasta enfriar.
Picar y fundir el chocolate en el microondas. Hidratar la gelatina en el agua y posteriormente calentar por 10 segundos aproximadamente en el microondas para disolverla bien.
Mezclar la preparación de huevo y almíbar con la gelatina , el chocolate fundido y por último con la nata montada a medio punto. Incorporar bien todos los ingredientes, sin batir en exceso para no perder el aireado de la mousse.
Confitura de fresas
Trocear las fresas y macerarlas por 15 minutos con el azúcar. Pasado el tiempo de maceración cocinar en una olla a fuego medio, removiendo de tanto en tanto para que no se queme, hasta que el liquido se reduzca y tomo consistencia la preparación.

Montaje
  1. Con la ayuda de un aro redondo de 6 centímetros de diámetro contar 2 círculos de bizcocho, que serán la base del postre.
  2. Con la ayuda de un cortante redondo de 3 centímetros de diámetro contar un círculo de bizcocho, y a su vez a éste partirlo al medio de modo tal que nos quede dividido en 2 círculos.
  3. Forrar con acetato todo el perímetro del aro redondo de 6 centímetros y poner en la base el bizcocho de 6 centímetros que ya teníamos cortado.
  4. Verter 2 centímetros aproximadamente de mousse de chocolate y llevar al congelador 10 minutos.
  5. Retirar del congelador y en el centro del molde poner un círculo del bizcocho de 3 centímetros y encima de éste confitura de fresa.
  6. Llevar al congelador otros 10 minutos.
  7. Retirar del congelador y completar hasta el borde del molde con mousse de chocolate blanco. Para lograr un acabado prolijo y obtener un bonito corte del postre es ideal rellenar primero los alrededores de la confitura de fresa y luego finalmente completar por encima de ésta con mousse.
  8. Llevar a la nevera por lo menos 8 horas antes de desmoldar.
  9. Decorar por encima con unas líneas de chocolate blanco derretido y sirope de fresa.

Tips
  • El bizcocho que usé en esta receta es una adaptación (mía) del bizcocho de soletilla o pionono, a la cual le agregué canela y polvo de almendras. En este tipo de bizcochos es muy importante el batido ( en el que siempre debe lograrse el punto letra, ya que es el que le aporta aireado a la masa) y el momento de la incorporación de los sólidos, que debe ser con movimientos envolventes, para no bajar el batido y obtener así una miga súper esponjosa y liviana. Es de destacar también que el agregado de almendras le proporciona mucha más humedad al bizcocho de la que ya tiene de por sí.
  • En la preparación de la mousse, cuando vertemos el almíbar sobre el huevo batido debemos tener particular atención de hacerlo muy lentamente y siempre batiendo, porque sino corremos el riesgo de "cocer" el huevo (haríamos una tortilla "un tanto" dulce...).
  • Una vez que tenemos hecha la mousse es importantísimo empezar a montar el postre de inmediato, ya que la gelatina comienza a actuar y entonces ahí empezamos nuestra particular carrera contra el tiempo (hay que tener en cuenta que llevaremos el postre al congelador en varias ocasiones, y eso hará que nos demoremos, pero ponemos manos a la obra según terminamos la mousse, no hagbrá problemas, el éxito está asegurado).
  • Los tiempos de refrigeración en el montaje del postre son necesarios para poder mantener el peso de cada nueva incorporación de ingredientes, y que luego a la hora del corte éste se vea bonito.
  • Yo le puse un círculo de bizcocho de 3 centímetros en el centro de la mousse, bajo la confitura de fresa, pero como tampoco quería que fuera como una tarta decidí partirlo al medio, así su espesor era menor y pasaba un poco más desapercibido, de todos modos esto es a gusto de cada uno.
  • Algunas variaciones: esta mousse es de chocolate blanco, pero bien podría ser también de chocolate negro; la confitura de fresas que yo preparé podría sustituirse por mermelada, aunque creo que le iría mejor una de frambuesa que de fresa, ya que le aportaría un poco más de acidéz.
  • Si no tenéis acetato para cubrir el contorno del aro, podéis ayudaros de papel film muy bien estirado, sin arrugas, para que no deje huellas luego en la mousse, o si no también podríais utilizar papel vegetal.
  • Por cierto, no es época de fresas, pero en el supermercado Ahorramás tienen una bandejillas muy chulas a buen precio.
Espero que os guste.
  1. Bon apetit!

6 comentarios:

  1. Que lujazo de postre, y que currazo lleva... Creo que es la típica receta que si pudiera hablar me diría " no me hagaaas! me destrozaríaaas" jejeje
    Besitos, y buen domingo :D

    ResponderEliminar
  2. Ay Carolina! Sí que me has hecho reír con tu comentario... Pero te digo algo? Esto de la cocina es cuestión de práctica, así que no temas a nuevos retos, que a fuerza de hacerlos te terminarán saliendo bien!
    Besotes :)

    ResponderEliminar
  3. Pero como se me había pasado por alto esta receta??chica, tendrías que abrir una pastelería, en serio, se cae la baba viendo estos manjares...un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Qué maravillaaaaa!!! La presentación es impresionante y el gusto tiene que ser delicioso!

    ResponderEliminar
  5. Ja ja ja... Si, si, esverdad, lo que me hace falta a mi es una pastelería para poder pasarme el día cocinando dulces.
    Besotes Ana!

    ResponderEliminar
  6. TE LUCES , WOOOW W ME QUEDO CON LA BOCA ABIERTA!!

    ResponderEliminar