sábado, 6 de noviembre de 2010

Galletas Lunettes


Hoy vamos a hacer unas ricas galletas, pero cuidado que son muy peligrosas, porque son tan deliciosas que cuando pruebas una ya no puedes parar. Sí, bien podría decirse que tienen efecto adictivo, pero bueno, una vez al año... no hace daño (y algunas veces más, tampoco!).

Ingredientes
Azúcar 225 gramos
Esencia de vainilla unas gotas
Sal una pizca
Yemas 90 gramos*
Ralladura de 1 limón
Harina 500 gramos
Mantequilla 300 gramos
Mermelada de frambuesa 150 gramos
Azúcar glas cantidad necesaria
*Opcional: cambiar el peso de las yemas por huevos enteros

Preparación de la masa: Batimos la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar hasta blanquear. Agregamos las yemas, la ralladura de limón y la esencia de vainilla. Mezclar bien e incorporar la harina tamizada junto con la sal, formar una masa tierna sin amasar. Cubrimos con papel film y llevamos a la nevera al menos por una hora.
Pasado el tiempo de descanso en la nevera estiramos la masa con un espesor de 3 milímetros.
Para la base de las galletas usaremos un cortante redondo de 4 o 5 centímetros, para la parte superior usaremos el mismo tamaño de cortante y uno de 2 o 3 centímetros para hacer la ventanita por la cual luego veremos la mermelada en la galleta terminada.
Horneamos en placas engrasadas a 190º C por aproximadamente 8 minutos, o hasta que vemos los bordes de las galletas apenas coloreados.
Una vez que las galletas salieron del horno las dejamos enfriar bien y a las bases las untamos con mermelada.
Por otra parte espolvoreamos con la ayuda de un colador con azúcar glas las partes superiores de las galletas.
Unimos las dos piezas de las galletas terminadas y a comer si  parar!


Tips
  • Esta es una masa quebrada que se llama Sablée, y como siempre os digo "no hay que sobarla en exceso", ni echar kilos de harina cuando la estiramos para cortarla, porque ambas acciones darían como resultado una masa de menor calidad.
  • Este tipo de masa se caracteriza por su friabilidad, se deshace en la boca, es sumamente fina y delicada.
  • Es importantísimo respetar el tiempo de refrigerado si queremos obtener óptimos resultados (por ejemplo que mantengan una buena forma).
  • Esta masa se puede congelar por 3 meses y mantenerse en la nevera hasta 10 días.
  • Las galletas horneadas duran muchísimos días guardadas en un envase hermético, alejadas del calor o altas temperaturas. Una vez armadas las galletas la mermelada acorta considerablemente el tiempo de duración ya que le aporta mucha humedad.
Bon apetit!

10 comentarios:

  1. Ya lo creo que son adictivas, te lo digo yo, que con sólo verlas ya estoy deseando saborearlas....chica, tú me tientas a diario. Un beso dulce como tus galletas.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, es la idea, es la idea tentar... Y ya quisiera poder hacer a diario algún dulce, pero es imposible, el tiempo no cunde... Besos Linda! ;)

    ResponderEliminar
  3. Madre mía pero que blog más dulce acabo de encontrar. Lo he revisado de arriba a abajo y todas las recetas parecen deliciosas, eres toda una chef!
    besitos :)

    ResponderEliminar
  4. Desde luego, siempre haciendo cosas dieteticas eh? Bueno la verdad, que como siempre, la receta exquisita y bien explicadito como a mi me gusta... un besito y no creo que tarde mucho en hacerlas... chaito....

    ResponderEliminar
  5. Hola Celia! Ya lo dije en la entrada del post: Una vez al año... Ja, ja,ja. En fin, que no puedo con mi genio y aquí me tienes cocinando dulces como una loca.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Que buena pinta tienen estas galletitas,y dices que la mermelada hace que no duren tanto pero tu crees que iban a durar???besos esther

    ResponderEliminar
  7. me copio la receta,se ven de vicio,pero por Dios que cosa tan buena!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo22/8/11 6:00

    Una pregunta, ¿si quisiese hacer algunas con dulce de leche quedaria muy empalagoso? Esta masa sable lleva mas azucar de lo habitual, por eso mi inquietud.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que el relleno ideal para este tipo de galletas son las mermeladas, ya que aportan un punto de acidez para equilibrar el dulce de la masa. En realidad nunca las he hecho con dulce de leche, y aunque seguramente empalagarán bastante nunca está demás probar, ya que tal vez podemos llevarnos una grata sorpresa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. estupendo blog,Angela

    ResponderEliminar