martes, 21 de septiembre de 2010

Tarta de manzanas y miel

“An apple a day… Keeps the doctor away"...
No hay cosa más rica que sacar esta tarta del horno y empezar a comerla. Si, aunque se te quemen los deditos!!! Es que es una delicia, es esponjosa, húmeda, suave y con el aroma y el sabor de la miel… Mmmm… Con solo olerla cuando todavía está en el horno, ya se te empieza a hacer la boca agua.
Esta es el tipo de tartas que me encanta preparar en otoño o invierno, porque como dije anteriormente ni bien sale del horno ya le estoy dando un bocado, y además así calientita, es como que reconforta el cuerpo y hasta el alma! Lo que tiene de bueno es que puede durar varios días en la despensa sin ponerse mala, pero claro, como siempre hay algo bueno, también hay algo malo, no dura el suficiente tiempo ya que parece que desaparece como por arte de magia (obviamente, se come en un plis plas).
Pues sí, aquí va mi tarta para celebrar el comienzo del otoño

Ingredientes
Masa
Harina tamizada una taza y media
Polvo leudante Royal una cucharadita
Canela un cuarto de cucharadita
Nuez moscada rallada un cuarto de cucharadita
Mantequilla blanda 100 gramos
Miel tres cuartos de taza
1 huevo
Leche media taza
100 gramos de uvas pasas
Decoración
3 manzanas verdes
Miel media taza
Mantequilla un cuarto de taza

Decoración
Derretir al microondas la mantequilla con la miel y ponerlas en la base de un molde de 24 centímetros. Pelar las manzanas, quitarles el corazón y cortarlas en gajos de un centímetro de espesor. Distribuir sobre la base de miel y mantequilla.
Masa
Batir la mantequilla blanda hasta convertirla en una crema y agregarle poco a poco la miel, seguir batiendo hasta incorporar bien. Mezclarle el huevo, previamente batido y seguir batiendo enérgicamente.
Tamizar la harina con la canela y la nuez moscada e incorporárselo a la preparación anterior, siempre alternando con la leche.
Verter cuidadosamente esta preparación sobre las manzanas y cocinar aproximadamente 45 minutos en un horno moderado de 170º C, o hasta que al clavarle un palillo en el centro salga sin adherencias.
Al retirar del horno invertir la tarta sobre la fuente donde se piensa servir. Esperar 5 minutos hasta retirar el molde. Esto dará tiempo a que la decoración del fondo se despegue bien.


Y voilá! Ya tenemos una exquisita tarta de manzana y miel.

4 comentarios:

  1. alaaaaa!!! pero que buenisima pinta...ya verás tu, en cuanto tenga mi casita la de postres ricos que voy a hacer... ñam!!

    ResponderEliminar
  2. Sisisisisisi!!!! Y es que los dulces no solo reconfortan el alma y el corazón, sino que además perfuman la casa, y eso a mí me encanta!

    ResponderEliminar
  3. Gimena, te vi en Petit chef, me llevo tu receta, ya viene tiempo de pasteles y dulces, se antoja muchísimo!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Nora, encantada de pasarte mi receta, ya verás lo rica que sale. Y si, otoños e inviernos dulces son lo mejor que hay!

    ResponderEliminar