jueves, 12 de agosto de 2010

Madeira sponge cake (MSC), bizcocho cuatro cuartos o bizcocho básico

Me gustaría empezar con una receta básica, fácil de preparar, rápida y que sirve tanto para comerla sola como para rellenarla con cremas, dulces o lo que más nos apetezca.
En este caso las medidas que pondré son para unas 8 raciones, de todos modos es sencillo modificarla, ya que si os fijáis las cantidades de los ingrediente son iguales entre ellas. Un modo fácil de empezar es pesar los huevos sin cáscara y de acuerdo a lo que pesen, usaremos la misma cantidad de los demás ingredientes.

INGREDIENTES

Huevos            200 gramos
Harina              200 gramos
Mantequilla     200 gramos
Azúcar             200 gramos
Polvo Royal      10 gramos

Batir la mantequilla con el azúcar hasta blanquear (hasta que parezca una crema blanquecina), ir agregando los huevos de a uno por vez y por último agregar la harina tamizada previamente con el polvo Royal.
Cocinar en el horno a 170º C por espacio de 40 minutos, o hasta que pinchando en el centro con un palillo este salga limpio.

TIPS
  • Lo ideal es que todos los ingredientes se encuentren a temperatura ambiente al momento de empezar a trabajarlos.
  • La masa se puede aromatizar con ralladura de naranja, limón, mandarina, con extracto de vainilla, canela, especias para pastelería, agua de azahar o con lo que la imaginación y el paladar nos diga.
  • No hay que batir en exceso, simplemente hay que lograr que los ingredientes se integren, ya que sino la mantequilla podría cortarse.
  • Es importante que la harina este tamizada junto al polvo Royal, ya que de no hacerse así corremos el riesgo de que el polvo no se mezcle bien, se distribuya desproporcionadamente y finalmente se note.
  • Este es un bizcocho se puede congelar perfectamente. El secreto para que luego quede estupendo se encuentra en dos momentos claves:
  1. Congelamiento: para poder llevarlo al congelador debe estar bien frío y envuelto en papel film y si se quiere para mayor seguridad en bolsa de congelación. Nunca lo llevéis a congelar caliente (no, no, tampoco tibio) porque lo que va a suceder es que la miga se apelmazará y luego no quedará bien.
  2. Descongelamiento: al momento de descongelarlo es importantísimo pasarlo al refrigerador de un día para otro para que descongele.
  • El horno siempre debe estar precalentado al momento de llevar el bizcocho a cocinar.
  • Este bizcocho se usa habitualmente en tartas forradas con fondant o mazapán, ya que soporta estoicamente sus pesos y los de sus decoraciones.

VARIACIONES
  • Se puede hacer un bizcocho marmolado dividiendo la masa en dos mitades y a una de ellas agregándole chocolate fundido. Para esta receta usaríamos 50 gramos de chocolate. La forma de ponerlo en el molde sería la siguiente: intercalaríamos porciones de masa blanca y porciones de masa de chocolate y luego con un palillo revolveríamos en ella con movimientos circulares. El efecto que lograríamos con este es que al cortar el bizcocho veríamos los dos colores de masa entremezclados.
  • Otro rica opción es cortar una manzana (o la fruta que se desee) en finas láminas y ponerlas en la base del molde junto con un poco de miel, y si os gusta, algunas uvas pasas, sobre esto pondríamos la masa del bizcocho y al horno. Al desmoldarlo las manzanas estarían cocidas y quedarían como decoración. Este bizcocho es exquisito para comerlo tibio recién sacado del horno (o como no con unos segundillos de microondas) y acompañado con nata montada.
En fin, una receta, simple, sencilla, versátil, con mil y una posibilidades, sin truco y que no falla.

3 comentarios:

  1. Anónimo18/1/11 0:57

    Me gustaría saber que es la pasta de goma?, y como hacerla para poder decorar los cupcake

    ResponderEliminar
  2. pucha queria saber como hiciste el osito?

    ResponderEliminar